Ir al contenido principal

Destacados

Retos que presentará la Industria del autotransporte en 2021.

  El 2020 fue un año durísimo para muchas industrias, con la mayoría de las actividades no esenciales detenidas o con intermitencias, la economía mundial se vio seriamente afectada por la pandemia por covid-19. El 2021 no pinta mucho mejor, considerando que la pandemia no se ha controlado, sino que por el contrario ha cobrado nuevos bríos causando estragos en países de alta densidad demográfica y que resultan estratégicos para la reactivación económica como es México. En nuestro país se han enfrentado los siguientes retos en la industria de autotransportes: Contracción de inversiones. Retraso en tiempos de distribución. Caída en la adquisición de nuevas unidades. Baja demanda. Por lo que en distintos eventos que reúnen a los principales líderes de la industria, se han expuesto los retos y prioridades que deben asumir las empresas este 2021 y entre los que destacan: Estrategias para combatir la inseguridad. Tiempos de exportación. Sobrerregulación (Propuesta de la nu

Aumento en arrendamiento de cajas secas.

 


La pandemia por el virus de covid-19 afectó seriamente la economía mundial, no solo de México. Una buena parte de las actividades productivas estuvieron detenidas durante una buena parte del 2020 y permanecen con la amenaza de cierres intermitentes durante 2021.

En este contexto, el transporte de carga ha prevalecido, pero también ha tenido consecuencias importantes en el modo en el que suceden las cosas. Por ejemplo, la venta de cajas secas.

Contar con cajas secas propias representa una inversión muy importante, pues no termina con adquirirlas, sino que se extiende a su mantenimiento constante que puede ser elevado.

Con las intermitencias en el transporte de carga, la adquisición de cajas secas se volvió impráctica ya que golpea severamente el capital de las empresas, lo que abrió una excelente oportunidad al mercado del arrendamiento.

El arrendamiento de transporte de carga creció un 47% y generó más de 30 mil empleos indirectos durante el segundo trimestre de 2020.

Ante una situación como la pandemia, arrendar se ha convertido en una opción ideal ya que no se tienen unidades detenidas acumulando reparaciones preventivas y correctivas, sino que solo se hace uso de ellas cuando se necesitan.

Arrendar tiene un costo, pero es mucho menor que comprar ya que el arrendatario no debe asumir nada del costo de mantenimiento de las unidades.

Este esquema permite hacer frente a las exigencias del mercado sin necesidad de que las empresas se descapitalicen.

Es un esquema flexible, de bajo costo y que tiene beneficios fiscales, algo que resulta sumamente atractivo ante la falta de otro tipo de apoyos para las industrias durante la contingencia sanitaria.

El arrendamiento será clave para la recuperación de la industria del transporte de carga. Esta industria es la columna que sostiene las cadenas de suministros de muchas actividades esenciales como son la distribución de medicamentos y alimentos, por lo que su recuperación es un imperativo.

El 2021 seguirá presentando retos importantes para el transporte de carga, pero el futuro se ve optimista.

Comentarios

Entradas populares